La Restauración

A pesar del éxito de las pruebas la junta técnica encargada de supervisar las pruebas rechazó el proyecto del submarino. Isaac Peral causa baja en la Armada y el casco queda varado y abandonado durante años en el arsenal de la Carraca, corriendo el riesgo de ser desguazado tal y como lo dispuso una RO en 1913 y que afortunadamente no llegó a ejecutarse.

El Excmo. Ayuntamiento de Cartagena se moviliza para que se conserve y sea trasladado a esa ciudad. El 27 de noviembre de 1929 llegaba desde Cádiz al arsenal de Cartagena. Queda expuesto En la base de submarinos hasta 1965, fecha en la que el Ministro de Marina autoriza el traslado desde el Arsenal a las inmediaciones de la Plaza Héroes de Cavite. En 1991 se lleva al Pabellón de la Región de Murcia en la Exposición Universal de Sevilla y terminado este evento el submarino vuelve a su anterior emplazamiento. El 23 de agosto de 2002 tras la remodelación de la zona portuaria pasa a una nueva ubicación en el paseo marítimo.

Su prolongada exposición en el exterior, sometido a diversos factores de riesgo como la humedad ambiental y la alta salinidad marina, las inclemencias meteorológicas, la contaminación o la fuentes de agua en su base, etc., han dado lugar al desarrollo de determinadas patologías que hacen necesario replantear el modo de exposición y sobre todo una intervención para atajar y evitar esos factores de riesgo.

La Armada a través del Museo Naval, consciente de estas circunstancias, se plantea la necesidad de efectuar un cambio de ubicación y abordar su restauración .

Se articula un plan de trabajo que se articula en cuatro fases:

  • Fase 1: Traslado
  • Fase 2: Estudios previo
  • Fase 3: Restauración
  • Fase 4: Musealización

Cada una de las fases se rige por:

  • Interdisciplinaridad.
  • Mínima intervención: La actuación será conservativa, es decir, primará los tratamientos de conservación frente a los de restauración.
  • Legibilidad de las intervenciones: Se facilitará el reconocimiento de los materiales añadidos, para evitar confusiones y falsos históricos.
  • Reversibilidad de las intervenciones que permita la eliminación de materiales añadidos y la recuperación de la estructura original.Empleo de materiales inocuos y reversibles
  • Existencia de testigos del estado anterior a la intervención.
  • Estabilidad de los materiales: Las técnicas utilizadas no perjudicarán al original. Se emplearan solo aquellos medios acordes estéticamente con los originales y cuya estabilidad en el tiempo esté comprobada de modo fehaciente.
  • Documentación de las distintas fases de la intervención, incluyendo una especial atención a la existencia de inscripciones o marcas sobre la pieza.

En el año 2007 se redacta el nuevo Plan Museológico que va a dar el soporte técnico al futuro traslado del Museo Naval a su actual sede. El nuevo Museo Naval en Cartagena se articula en una serie de espacios museográficos. En la planta baja del antiguo Cuartel de Esclavos y Presidiarios del Arsenal de Cartagena, edificio rehabilitado por la Universidad Politécnica de Cartagena, se encuentra la exposición permanente así como todos los servicios del Museo. Una segunda zona expositiva se localiza en las inmediaciones del anterior, en un antiguo taller del arsenal, edificado en la segunda mitad del siglo XIX relacionado con el empleo del hierro en la construcción naval.

Destacar dentro de sus valores arquitectónicos que su cubierta está sustentada por una sucesión de cerchas mixtas de madera y acero cuya disposición le confieren un ritmo de gran belleza, al igual que su fachada se encuentra jalonada por una sucesión de grandes arcos.

La necesidad que el submarino se traslade a un lugar que reúna unas condiciones adecuadas de conservación queda recogida en el referido Plan Museológico y se determina que sea en este antiguo taller del arsenal. En el año 2008 la Armada acomete la rehabilitación de esta nave, complementada con una segunda intervención en el 2013 en la que se están llevando a cabo una serie de obras para una adecuada conservación del submarino entre las que destacan la climatización de la sala y el cierre de los arcos con grandes piezas de vidrio que permiten la visión directa del submarino en todo momento y con esta solución se controla la temperatura y humedad y se crea el ambiente óptimo para su adecuada conservación.

Fase 1ª traslado

La primera fase se pone en marcha en a inicios del año 2012 cuando se crea una comisión técnica que asesora en los trabajos necesarios para trasladar con garantías el submarino desde el paseo marítimo hasta esta nueva sede y seguir exponiéndolo evitando su deterioro. En ella se encuentra la Armada, Ayuntamiento de Cartagena, NAVANTIA, Instituto de Patrimonio Cultural de España, Fundación Juanelo Turriano, Eurogruas Valeriano, Colegio Oficial de Ingenieros Navales de la Región de Murcia, etc.

Se determina que es necesario realizar una serie de ensayos al objeto de evaluar el estado del casco y en caso necesario tomar las medidas oportunas para garantizar su traslado. Así, se mide en diversos puntos el espesor del acero del casco, se revisa su estructura y su resistencia, se calculan los puntos adecuados donde colocar las eslingas para su izado y se refuerzan con chapas. Se emite un informe en el que se recogen todas las prescripciones necesarias.

Paralelamente se trabaja en el soporte con la intención de acentuar el valor de la pieza y evitando reproducir modelos anteriores basados en pedestales de hormigón o hierro, que desvirtúa la propia pieza. La intención es que submarino y soporte formen parte de una misma imagen, la misma que conocemos del día de su botadura. Tras diversas reflexiones se plantea adaptar un carro de varada, aprovechando uno de los existentes en el varadero de Marruecos del arsenal de Cartagena. La técnica constructiva del carro es similar a la del propio submarino, metal roblonado y su construcción cronológicamente paralela.

El día 15 de diciembre se procedió al traslado con las garantías necesarias. Previamente se habían instalado los raíles sobre los que se apoya el carro de varada.

Fase 2: estudios previos

En enero se inician los trabajos previos del submarino considerado como yacimiento arqueológico industrial, y en paralelo se abordan nuevas investigaciones documentales.

El Centro Tecnológico Naval junto con la Universidad Poltécnica de Cartagenaaborda el estudio estratigráfica de la pintura del submarino al objeto de determinar si se conserva la original. Mediante el análisis de a través de una serie de catas concluyen en la existencia de 21 estratos de pintura, ninguno de ellos original.

El Instituto de Patrimonio Cultural de España (IPCE) , dependiente del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, asume la contratación de un estudio que va a establecer los criterios de intervención a partir de un análisis más detallado de la estratigrafía de la pintura, detectando la existencia de una capa de color plateada, que se conserva en buen estado y que continua protegiendo el casco.

Lo más útil de estos ensayos ha sido poder determinar el procedimiento más adecuado para limpiar todas las capas de pintura modernas sin dañar la chapa original

Fase 3ª Restauración

El resultado de los estudios previos han establecido los criterios de restauración que deben aplicarse.

Se ha decidido iniciar la limpieza mecánica del casco, eliminando puntos de minio, masillas y las sucesivas capas de pintura acumuladas en las últimas décadas, conservando la mayor parte de uno de los estratos pictóricos de color plateado que se aplica ente los años 1930-1965.

Fase 4ª Musealización

Para acentuar el valor del continente y contenido, es decir , nave y submarino, se plantea el desarrollo de unos contenidos que se abordan en un proyecto museográfico, documento marco que permite establecer un discurso centrado tanto en el personaje, Isaac Peral, como en su obra, el submarino torpedero. Así pies, del personaje, a través de una línea de tiempo, se van señalando apuntes biográficos que se completan con la exposición de diversos objetos personales, entre los que destacan su despacho y otros fondos vinculados al inventor, todos ellos pertenecientes a diversas instituciones y particulares como el propio Museo Naval, Ministerio de Cultura o descendientes de Isaac Peral.

Por lo que respecta al submarino, el planteamiento es el de recuperar diversos elementos exteriores perdidos de los que se disponen de documentación suficiente.

  • Timones horizontales y anclajes
  • Cerramiento superior de la torre
  • Torre óptica
  • Corredera
  • Candeleros y plataforma
  • Tapa y mecanismos exteriores de apertura del tubo lanzatorpedos
  • Traga vientos.

Para la fabricación e instalación de estos elementos se han implicado distintos centros de Formación Profesional de Cartagena, como el Politécnico y Salesianos, con lo que se acentúa el valor social con la implicación de alumnos y profesores en la musealización.

La Fundación Repsol y la Fundación Juanelo Turriano han patrocinado la restauración y preparación del submarino Peral para su exposición.

El Submarino Peral representa uno de los mayores logros de la humanidad, la navegación submarina, fruto de la ingeniería industrial naval española del siglo XIX.

Este nuevo espacio museográfico rinde homenaje a su creador D. Isaac Peral y Caballero y garantiza la conservación de su obra a las futuras generaciones, de lo que fue su gran proyecto, el torpedero submarino, hoy día pieza clave de la arqueología industrial española.

Copyright © 2013-2017 El Submarino Peral All rights reserved.
This site is using the Desk Mess Mirrored theme, v2.5, from BuyNowShop.com.